domingo, 12 de abril de 2015

chip de madre no instalado

A veces creo que el chip de madre no me lo han instalado todavía. A veces intento mantenerme distante para que los niños jueguen solos, para que puedan desarrollar su creatividad propia y no esté condicionada por mi. A veces no lo consigo. Sentarse en el parque y mirar de lejos es un rollo. Sentarse en el parque y hablar con otras madres es un rollo (a veces no, pocas). Mirar de lejos no es lo mio. A veces lo consigo y otras no. Cuando no lo consigo me veo transportando globos rellenos de agua en una bolsa por medio Bronx para tirarlos desde un sitio determinado con los niños, llevando bolsas con harina para hacer una batalla en el parque, haciendo una guerra tirando bolas de pinchos... en fin que no veo el peligro o la insensatez... y claro a veces me tengo que frenar y ponerme seria y me tiro una tarde en el parque aburrida hasta que a la vuelta ya no puedo más y me relajo y veo que hay remolinos de pétalos o de minihojitas trasparentes de árbol (no se como se denominan ni de qué árbol son ahora) y al final nos liamos a soplarnos cúmulos unos a otros... 

--a veces son más que a veces. a veces son muchas veces--





la foto de como acabé yo salió supermovida, que pena!

1 comentario:

Lucía dijo...

yo recuerdo a mi padre jugando con nosotros, mucho, y es lo mejor que puedo recordar de él.....un buen(a) padre/madre no sólo tiene que estar distante, tiene que jugar mucho, mucho!!!