sábado, 5 de enero de 2013

Reyes Magos

Una de las cosas buenas de ganarte la vida ilustrando es que a veces dibujos que te daban pereza se convierten en un reto. Mi Petit Madrid me ofrece muchas ilustraciones de ese tipo y tb de las que no sabes por donde cogerlas o de las que te encantan...



Siempre he sido muy de Los Reyes Magos, eran tres!!! tenían que ofrecer más q uno solo, no? además eran magos.. y además yo elegí a Gaspar, por qué? pues pq Melchor era como el que todo el mundo quería, Baltasar el distitno y que pasaba con el pobre Gaspar? era como el del medio. Nadie era de Gaspar, todo el mundo elegía a Baltasar o Melchor. Me daba pena pq aunq su pelo era de un color un poco feo, ni moreno, ni rubio ni pelirrojo....  me daba como penita... 
Todos los años desde que me acuerdo hemos ido a la cabalgata, era todo un ritual, abrigarse, montarse en el coche, aparcar en el quito infierno, oir a mi padre gruñir pq había mucha gente o pq hacía frío o pq la gente era una maleducada, o... pero a pesar de eso y de la larga espera en primera fila hasta q pasaban las carrozas me encantaba... el recorrido en coche viendo las luces del centro y los edificios altos... y comer castañas y pelearme con mi hermana... Volver agotadas cenar una sopa de ajo calentita y sacar brillo a los zapatos (eso era lo q menos me gustaba pq irremediablemente acababa en bronca con el betún por mancharme, hacer el payaso o pq deformaba los zapatos..

Ahora por suerte he dibujado algunos de los edificios que tanto me chiflaban de pequeña y he descubierto que me pirra hacer dibujos de casas y de árboles....









 y estos formana parte de un nuevo proyecto que aún no está acabado pero con el que estoy disfrutando un montón..




Espero que los Reyes Magos, me traigan más opostunidades de hacer cosas chulas y de disfrutar de todo como una niña y de seguir aprendiendo 

feliz noche de Reyes

2 comentarios:

mad dijo...

Estoy segura que Gaspar será bueno contigo...
Para lo demás, ya me tienes a mí.

Burma Pinta dijo...

Yo quiero vivir en una Virciudad